El incremento del queso ha generado preocupación entre los consumidores, porque viene a reducir su poder adquisitivo

No hay una certera explicación que justifique el incremento repentino de la libra de queso y ahora los consumidores en Juigalpa deben pagar por una libra de este producto derivado de la leche 70 córdobas, mientras en los mercados capitalinos el valor alcanza los 95 y 100 córdobas.

Oralys Reyes, es una de las vendedoras emblemáticas de productos lácteos en Juigalpa y ella desconoce las razones del incremento que se registró el sábado 15 de enero. “Hay escasez de leche y un alto porcentaje de la producción de queso se está especulando”, dijo Reyes, sin revelar detalles de los presuntos especuladores. 

El queso subió 5 córdobas 

Hasta antes del sábado 15 de enero del 2022, el queso fresco tenía un valor de 60 y el seco se vendía en 65 córdobas. Ahora, ambos productos tienen el mismo precio de 70, la libra de crema se mantiene en 40, el quesillo se cotiza en 85 y el valor de la cuajada es variado, dependiendo el tamaño. 

“La verdad es que no sé porque el incremento repentino del queso y los productores ahora piden un mayor precio, debido a que están viendo las noticias y ahí se está informando con frecuencia las constantes modificaciones que viene sufriendo el queso en su precio”, manifestó doña Oralys. 

Informalidad es uno de los factores

Rufino Aragón, propietario de Lácteos Arasán, se mostró sorprendido ante el incremento de la libra de queso y dijo, que jamás ese producto se había comprado tan caro y señaló como responsable de estas alzas a los que se dedican al acopio de leche de manera informal.

Antes del sábado 15 de enero del 2022, el queso fresco tenía un valor de 60 y el seco se vendía en 65 córdobas. Ahora, ambos productos tienen el mismo precio de 70.

“Hay una informalidad en el sector lácteo y eso abona a aumentar los precios del galón de leche. Ahora, hay una cantidad de personas que andan recorriendo las comunidades de Chontales con dos pichingas enganchadas en una motocicleta comprando leche y ellos posteriormente la revenden, provocando así su encarecimiento”, comenta Aragón. 

Siempre hay altos y bajos

La zona más productora del líquido blanco, es sacudida por dos factores. Al entrar la temporada lluviosa los “manteros” le bajan el precio al galón de leche hasta los 20 córdobas, aduciendo el llamado “Golpe de Leche” que no es más que sobreproducción y luego, al iniciar el verano, se registran incrementos significativos en el precio de la leche por que hay menos producción. 

El doctor Pedro José Araúz Robleto, analista y ganadero chontaleño, comentó en su momento, que los altos y bajos en los productos lácteos son originados por la inestabilidad en el precio de la leche. “Cuando inicia el invierno los acopiadores ofrecen precios ridículos por un galón de leche y cuando llega el verano nos alegramos porque nos pagan entre 45 o 50 córdobas”, refirió. 

Todo sube menos los salarios

Cecilio Talavera, habitante de Juigalpa, reprochó el alto precio del queso y, a su criterio, ahora es un lujo comer al menos una rebanada porque el presupuesto familiar no ajusta para soportar tantos aumentos en los productos de mayor consumo en el hogar. 

“Este incremento en el queso nos afecta grandemente, porque todo sube menos los salarios y tenemos que ingeniárnosla para comprar la comida del mes o de la quincena. Imagínese, la energía más cara, el agua también y los impuestos, ya ni se digan”, se quejó Talavera.

Los comerciantes y procesadores, no descartan que la libra de queso siga incrementando su valor y existe la posibilidad que en Juigalpa se compre a 80 córdobas antes que concluya enero, ya que el principal argumento sigue siendo la escasez de leche.