Rosario Murillo, orientó que estudiantes en Nicaragua deben volver a clases, el próximo 21 de julio. 

Después que las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) en el último informe del 7 de julio publicaran 2,846 casos confirmados de COVID-19, 762 activos, 1,993 recuperados y 91 fallecidos, mientras el Observatorio Ciudadano en su monitoreo sumara, 7893 casos sospechosos en todos los departamentos y regiones autónomas y 2225 fallecidos.

Estudiantes de colegios públicos de Nicaragua deberán volver a las aulas de clases, en medio del incremento de contagios y muertes por coronavirus en el país, que incluso, ya han alcanzado a más de 30 del personal docente. 

 

Vocera y también vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo informó sobre la continuación de los teleclases, un "modelo de reforzamiento escolar" que en su apertura demostró la falta de preparación del personal docente, cuando una maestra confundió la ubicación del lago Xolotlán y el lago de Granada, video que circuló en redes sociales.

El COVID-19 en Nicaragua, no fue motivo para que el gobierno cancelara las clases, pero de manera espontánea madres y padres de familia a raíz del primer fallecido por esta pandemia, dejaron de mandar a sus hijos a clase.

Miriam Raudez Ministra de Educación, cuando hizo pública el teleclase en un medio oficial del Gobierno “negó que los colegios sean focos de contagios”, se cree esa es la insistencia de la presencia de estudiantes en los centros de estudios y aparentar normalidad.

Urge proteger a la niñez

La Federación Coordinadora Nicaragüense de ONGs que Trabajan con la Niñez y la Adolescencia (Codena), ya había planteado la urgencia de actuar para proteger a la niñez. Esta vez considera que no hay más tiempo para esperar, pues mantener las clases no solo expone la salud de   estudiantes también expone a docentes y personal del Mined entre los que se cuentan grupos de alto riesgo.

Encuenta a 131 menores- CODENI Precepcion del COVID-19 en Nicaragua

Codeni, hizo una consulta en línea donde participaron 131 niñas niños y adolescentes, está fue realizada en ocho municipios, para conocer la percepción ante el COVID-19.

Los menores expresan preocupación, que su familia se contagien, y que el gobierno no este promoviendo medidas para evitar contagios, como el distanciamiento social. Los consultados indican que han tomado las medidas proporcionada en medios de comunicación.

El estudio indica “hay una preocupación genuina de los menores por la crisis sociopolítica y la pandemia y sus Derecho a la educación y seguridad, hay 70 % de estudiantes que continúan recibiendo clase presenciales y el restante utilizan las tecnologías de información estos son los que estudian en colegios privados.

Coordinadora de la Niñez Nicaragua, demanda al Estado escuchar las voces de niñas, niños y adolescentes y garantizar todas las medidas de protección ante la pandemia.