No podemos celebrar el Día de La Libertad de Prensa si nuestros periodistas están secuestrados

Para Wendy Quintero, en Nicaragua “hay una censura oficial”. Un ejemplo ha sido el allanamiento y la censura a medios como Radio Voz Juvenil y Radio Humedales, así como la cancelación de la personería jurídica a 8 organizaciones de la sociedad civil.

Trece meses se dicen rápido y se cuentan lento, más cuando se trata de redactar una crónica del día a día del pueblo nicaragüense en la búsqueda de una insurrección cívica. Un camino largo que inició el 18 de abril de 2018, aunque probablemente fue antes, cuando el movimiento campesino decidió hacer sus caravanas desde las comunidades hasta la capital, Managua, para oponerse a la construcción del Canal Interoceánico; o quizás desde antes, cuando las feministas se tomaron las calles para poner frente a un sistema opresivo y patriarcal.

A trece meses de que comenzó la insurrección cívica en el país, la estrategia de represión del régimen Ortega-Murillo se mantiene en distintas fases, una de ellas en contra de periodistas y medios de comunicación. Desde el 1 de abril de 2018 al 1 de abril de 2019, los ataques aumentaron un 1000 %, según el informe ‘Un año de crisis socio-política. Tiempo de Hostilidad y Represión contra la prensa independiente’, de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

Para Wendy Quintero, periodista y feminista nicaragüense, los ataques a la libertad de expresión y de prensa “se empezó a centralizar desde 2007, bajo una estrategia de bloqueo a la comunicación” que ha consistido en crear medios y duopolizarlos para controlar la información. “No podemos celebrar el Día Mundial de la Libertad de Prensa cuando régimenes autoritarios censuran y encarcelan a periodistas”, expresó Quintero durante el conversatorio ‘No callarán la verdad encarcelando a periodistas”, llevado a cabo en Bilbao, Euskadi.

El 3 de mayo, fue establecido en 1993 en la Asamblea General de las Naciones Unidas como el Día Mundial de La Libertad de Prensa, con el objetivo de “reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”. Este año el lema es ‘Medios de comunicación para la democracia: periodismo y elecciones en tiempo de desinformación’. En Nicaragua actualmente hay una campaña de difamación en contra de medios independientes. “Son ciberataques, campañas de noticias falsas para tergiversar lo que está ocurriendo y desviar el foco de los acontecimientos que verdaderamente necesitan de una investigación a profundidad”, explicó la periodista.

«Hay una censura oficial»

Nicaragua llega al 3 de mayo con 1,080 agresiones contra la libertad de prensa en el último año, según el informe de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro. Los más comunes han sido el allanamiento de medios, la intimidación, amenazas, censura, ataques, restricciones y el hostigamiento que ha llevado a más de 60 periodistas a estar en el exilio. “No podemos celebrar cuando colegas siguen presos en Nicaragua, Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora. Tampoco vamos a obviar una de las muertes que más ha impactado al pueblo nicaragüense, el asesinato del periodista Ángel Gahona el 21 de abril del año pasado mientras realizaba un directo”.

Para Wendy Quintero, en Nicaragua “hay una censura oficial”. Un ejemplo ha sido el allanamiento y la censura a medios como Radio Voz Juvenil y Radio Humedales, así como la cancelación de la personería jurídica a 8 organizaciones de la sociedad civil. Es por ello, que IFEX-ALC, AMARC ALC y la SIP, promueven una serie de ‘recomendaciones para enfrentar el deterioro de la libertad de expresión’ en el país:

blog comments powered by Disqus