Por: Jeffrey Sequeira Amador.

Hace una semana que realizó una capacitación con delegados de la palabra en el salón parroquial de la Iglesia San Francisco Asís de Camoapa con el fin de entrar en un  proceso de formación  sobre bioseguridad, estos se preparan para recibir a los fieles católicos en sus respectivas capillas después de permanecer cerradas por más de siete meses. El  padre Mario Talavera, párroco de la iglesia San Francisco de Asís, comenta que los delegados que estuvieron presentes en la capacitación de bioseguridad se les explicó cuál es el protocolo a seguir para abrir las capillas y que los feligreses vuelvan a  su lugar de oración.

Talavera agrega que se debe de tomar en cuenta que las capillas no son grandes son espacios pequeños por lo que será reducido el número de personas en cada oficio religioso.

Juan calos Galán, del equipo de bioseguridad de la parroquia San Francisco de Asís, menciona que hasta el momento ninguna capilla ha reportado sobre el recibimiento de la feligresía.

Entre las medida está el distanciamiento de dos metros,  el uso de mascarillas y aplicar alcohol a la entrada de cada capilla, la toma de temperatura y la ubicación de bandejas con desinfectante para la suela de los zapatos.

Capilla San Juan Pablo II de comarca Caña Brava, Camoapa.