Hay países y ciudades que están en cuarentena, comercios cerrados. En Nicaragua el gobierno no declaró cuarentena, familias la hicieron voluntariamente, comercios, empresas, universidades han mandado a sus personales a trabajar en línea desde sus hogares. Pero el trabajo informal no es así, si no se sale a la calle a trabajar no se sobrevive.

 Mateo Moreno, tiene 21 años es originario de Matagalpa, ciudad Darío, es un trabajador que viaja a diferentes partes del país, cobrando y dando crédito, su trabajo es ese que le dicen popularmente “semaneros.”

La situación del trabajo ahora, está más difícil con la existencia del Covid-19, las ventas se han bajado y ha perdido, señala “se ha afectado bastante, por que los cobros que se daban antes, no son los mismos, están bajos, hay cuentas perdidas y lo que afecta a la empresa lo afecta a uno.”

Moreno pasa los cinco de la semana en buses enfrentando el riesgo de contagiarse, pero no tiene miedo sin embargo se pone su mascarilla. “Esto de la pandemia en mi caso personal no me da miedo, pero hay gente que si están con miedo que talvez yo ande el virus y los contagie, por eso tengo que andar con mi mascarilla alcohol, me la cambio cada tres veces al día.

La dinámica de trabajo ha cambiado para Marisela Blanco, quien se dedica a comprar ropa y revende ella es una ciudadana de Managua su dinámica de trabajo era bastante activa, “iba al mercado haces tú pedido, cotizas era usual desde que empezó la pandemia actualmente voy poco al mercado, tengo que esperar que me acompañen, me lleven.”

Blanco toma todas las medidas recomendadas por médicos y la OPS y OMS, ella tiene miedo de contagiarse y se va dice ella "exageradamente cuidada" “voy con mi mascarilla, con mi gorro me tapo todo el pelo, con mi alcohol gel me hecho a cada rato donde voy, donde entro".

Mercado Oriental- Foto ilustrativa- IP NIcaragua

"Moreno quien viaja a diferentes lugares en la semana y bajo las diferentes fracturas que ha tenido la forma de su trabajo espera que las cosas mejoren en la económica del país. “Como va esto no sabría decir si la situación vuelva a l mismo nivel no a como estábamos antes, pero si va a mejor un poco”.

 Así hay muchas historias en el país, cada una diferente a otra. La gente debe seguir su ritmo, unos dicen que la gente no entiende que no se guardan del contagio. Pero la situación es otra la real, la vida continua hay que trabajar, con o sin pandemia nadie mas paga las cuentas, indican los entrevistados.

La organización Internacional del Trabajo, OIT, insta a los gobiernos a adoptar medidas urgentes, específicas y flexibles para ayudar a los trabajadores y las empresas, en particular, a las empresas más pequeñas, los trabajadores y trabajadoras de la economía informal y demás personas en situación de vulnerabilidad. “A medida que la pandemia y la crisis del empleo evolucionan, más acuciante se vuelve la necesidad de proteger a la población más vulnerable”, dijo Guy Ryder, Director General de la OIT.