En Nicaragua como en muchos lugares del mundo han pasado diferentes momentos, donde las personas han sufrido torturas. Las víctimas viven con secuelas tanto físicas como psicológicas. En abril 2018 este escenario de torturas volvió a formar parte de los titulares en Nicaragua.

Las Naciones Unidas nombró como Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura el 26 de junio, que marca el momento en que, en 1987, entró en vigencia la Convención de la ONU contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, uno de los instrumentos clave en la lucha contra la tortura. Hoy, la convención ha sido ratificada por 162 países.

En Nicaragua para el 22 de abril había aproximadamente 23 jóvenes muertos por balas disparadas por la Policía Nacional, una institución que se debe a la seguridad de la ciudadanía y paramilitares con permiso de portar armas, no estoy aquí para revictimizar a quienes ahora descansan en paz, en una lista que no termina de contabilizarse porque hay quienes tienen temor de denunciar la ausencia de sus seres queridos y lo ocurrido.

Las imágenes de jóvenes que recibieron disparo en un ojo, en la garganta en la cabeza y el pecho inundaron los medios nacionales e internacionales. En Nicaragua estaba sucediendo la peor matanza a personas civiles desarmadas.

Fueron francotiradores, carceleros, paramilitares, juventud sandinista, fanáticos, veteranos de las filas sandinistas, quienes mancharon de sangre las calles de Nicaragua, de llanto y dolor a familias enteras.

Archivo_facebook
Archivo-Facebook

Puedo sin temor a equivocarme, que al igual que yo, muchos desde abril de 2018 no volvieron a dormir tranquilos, amanecíamos desvelados viendo a conocidos transmitir una balacera, un secuestro, un atentado, un nuevo encarcelado, familias pidiendo libertad para sus hijos, personas torturadas y marcadas con letras diciendo "Plomo" y la iniciales "FSLN". Casas de opositores al gobierno marcadas con pintas amenazando su seguridad.

Para María Oviedo, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), en una entrevista a Galería News explica “los presos políticos han vivido condiciones duras en su encarcelamiento, han sido torturados y presentan problemas psicológicos graves.  La CPDH ha asumido ese compromiso de atender y dar asistencia psicológica y seguimiento a todas las víctimas de tortura”.

El 27 del mismo mes, Monseñor Silvio Báez, en una entrevista, no pudo contener el llanto por la torturas y muerte de jóvenes, inclusive menciona que a tres jóvenes de la pastoral juvenil les habían arrancado las uñas. Para entonces, apenas era el inicio de dos años y medio de violencia en la que ha estado inmersa, quienes piensan diferente al gobierno de Nicaragua.

 

 ¿Qué es la tortura?

Se entenderá por el término “tortura” todo acto por el cual se infrinja intencionalmente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales a éstas"

El 25 de mayo en un afiche en Facebook mire que buscaban a Marco Novoa, lo creían muerto, con el tiempo apareció y narro todo lo que vivió en su desaparición. Le escribí en repetidas veces, más cuando supe que se intentó suicidar, tuvo la amabilidad de contestarme, me dijo que estaba mejor que muchas gracias por mi tiempo y que por mi seguridad no me podía dar su número.

Marco Novoa_Víctima de Tortura en Nicaragua
Marco Novoa_ Victìma de Tortura en Nicaragua

Novoa, tuvo el valor de describir lo que le paso en un testimonio que fue titulado “El atroz relato de un nicaragüense torturado por paramilitares.” A un medio Internacional, Noticias Telemundo. Fue llevado con engaños a una casa de torturas donde lo golpearon sin piedad. Marco cuenta que el torturador le dijo “quiero jugar con vos, vamos a jugar la ruleta rusa, me apuntaban en la cabeza con el arma hacia el clip, yo pensaba que me iba a morir”. Ocho días paso encapuchado y en cautiverio, recibiendo todo tipo de suplicios, nuevamente le dijo su torturador “yo te voy a dar algo para que no se te olvide que estuviste aquí y me metieron un mortero en el trasero, en el ano y me patearon el mortero hasta sangrar..."

Marco Novoa fue uno de los primeros estudiantes universitarios secuestrados y a quien pudimos conocer su rostro cuando declaro su sufrimiento. En la actualidad hay más personas que sufren a diario tortura en Nicaragua.

La constitución política de Nicaragua señala en su artículo 36: Toda persona tiene derecho que se respete su integridad física, psíquica y moral. Nadie será sometido a tortura, procedimientos, penas ni a tratos crueles inhumanos o degradantes. Sin embargo, en Nicaragua se sigue sometiendo a torturas y encarcelamientos injustificados, son aproximadamente 84 presos políticos en las cárceles sometidos a discriminación, maltratos sin asistencia médica.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, en mayo de este año, exigió mediante un comunicado, al régimen asegurar la salud de los presos políticos, porque muchos presentaban sintomatología respiratoria, agravándose la preocupación de sus familias por la pandemia del COVID-19.

El Colectivo de Derechos Humanos Nunca Mas+, el día de hoy 26 de junio inició una campaña, contra la tortura. Braulio Abarca del Colectivo, menciona “que todas las personas presas políticas fueron detenidas arbitrariamente, fueron victimas de tratos crueles inhumanos, degradantes, de tortura y han sobrevivido” también señala la discriminación, tortura y malos tratos a la población LGBTI.