Medios de comunicación comunitarios de Paraguay realizaron denuncia pública por violentar la libertad de expresión al reconocido profesor y escritor Miguel Ángel Fernández de 82 años y la activista social Diana Bañuelos, quienes haciendo uso de sus derechos de libertad de expresión pronunciaron un discurso crítico ante el caso de dos niñas fallecidas en manos de la FTC en un confuso episodio, frente al Panteón Nacional de los Héroes.

Uno de los pilares fundamentales de la democracia es la libertad de expresión, según establece el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".

Según Asociación de Radios Comunitarias y Medios Alternativos del Paraguay, “esta es una de las mayores conquistas de la cultura democrática; la que deberíamos valorar y mezquinar; más, en particular, en Paraguay, por nuestra oprobiosa historia de dictadura, en donde las libertades de expresión y organización fueron las de mayor cercenamiento,

Esta asociación exponen su solidaridad y descontento ante la imputación contra el escritor paraguayo y la activista social, a quienes se les acusas de haberse involucrado en los supuestos delitos de “daños a cosas de interés común” relacionado a los hechos de pintas y quema de la bandera nacional de Uruguay principal acusación de la causa.

Panteón Nacional de los Héroes.

La acusación también señala, haberse quitado el tapabocas a la hora del pronunciar dichos discursos. “El argumento usado para la imputación entre otros por “violación de la cuarentena sanitaria” no tiene justificación. En primer lugar, porque la distancia que mantuvieron las personas que realizaban los discursos eran muy pronunciadas y lo hicieron por minutos”.

La denuncia apunta como discriminatorio y desigual trato ante la Ley cuando en esos mismos días el Partido de gobierno celebró su aniversario con aglomeración, abrazos, discursos y total violación de los protocolos. “Así mismo, más antes, una boda muy comentada violó totalmente las recomendaciones sanitarias sin que ningún Fiscal ni Juez haya movido un dedo para aplicarles la Ley”, se lee en la nota.

Voces Paraguay, Asociación de Radios Comunitarias y Medios Alternativos del Paraguay exigen el respeto irrestricto a la libertad de expresión y manifestación “que tan sacrificadamente venimos conquistando en nuestra sociedad democrática”, apunta la nota y añaden que “seguir con estas prácticas significará un duro y doloroso retroceso de nuestra democracia hacia la ignominiosa dictadura a la que ya nos negamos a volver. Sin libertad de expresión, organización y manifestación no hay democracia”.

Por su parte, la Sociedad de Escritores de Paraguay, dio a conocer un comunicado en el que expresan su solidaridad y rechazo a esta imputación contra el escritor y personas afectadas.

“Reafirmamos nuestro total rechazo a los actos que han dañado a un valioso patrimonio cultural e histórico, pero nos preocupa que el Ministerio Público extienda la imputación a personas que simplemente acudieron a manifestarse, conforme a los derechos de libre reunión y libre expresión, consagrados en la Constitución Nacional, sin que exista constancia alguna de que los mismos hayan sido parte de los hechos puntuales de las pintatas en las paredes y la quema del pabellón”, denuncian los escritores.