El día del maestro debería de ser considerada una de las fechas mas memorables en todos los países. Hacer un reconocimiento a quienes con esmero enseñan a las personas el camino del saber.

La conmemoración del día del maestro en Nicaragua, es por la hazaña de Enmanuel Mongalo y Rubio quien tuvo una importante participación en la primera batalla de Rivas el 29 de junio de 1855, contra los filibusteros de William Walker. Después de su participación en esa batalla se dedicó a la enseñanza como maestro, hasta que falleció el 1 de febrero de 1872.

El Decreto Número 692 el 2 de abril de 1978, señala en el Art 1 Declárese día del maestro nicaragüense, el 29 de junio de cada año, para conmemorar la gesta patriótica del maestro y héroe nacional Enmanuel Mongalo y Rubio.

 En Nicaragua, durante el gobierno de Daniel Ortega, se ha desentendido la formación de docentes, relegado por el tema político partidario e ideológico lo que ha afectado la calidad educativa. En los colegios públicos los libros a impartir son con el objetivo de adoctrinar al estudiantado. Muchos maestros, no han estado de acuerdo con la cultura de adoctrinamiento y el culto a la imagen del presidente y vicepresidenta de Nicaragua. Los maestros que no tienen esas ideologías partidarias, han sido suspendidos de sus funciones, sin explicación.

 Mauricio Rivas Calero, de Camoapa fue uno de los docentes que fueron suspendidos del Ministerio de Educación por no compartir las mismas ideas, su suspensión de labores fue el 29 de enero del 2019, con una carta que decía “ya no me querían tener en la institución”, asegura.

En su momento denunció en radio Camoapa su despido, explica, que fue a Boaco a la delegación del Ministerio de Educación, pero no pudo hacer nada para ser reintegrado.

“Actualmente no laboro como docente, pero si me creo un docente, por que el titulo me dice que soy docente para toda la vida, no solo cuando trabaje “subraya Rivas.

La situación que viven los maestros, porque se tiene que arriesgar a las enfermedades COVID-19. considera que es una injusticia por parte del gobierno no suspender las clases por la seguridad tanto del docente como de estudiantes.

Riesgo a enfermarse en las aulas de clases, para aparentar normalidad

Los docentes en Nicaragua conmemoran su día en medio de presiones y amenazas del régimen orteguista. Según la Unidad Sindical Magisterial en el contexto de la crisis sanitaria los docentes han sido obligados por el Ministerio de Educación a exponerse a la pandemia del COVID-19, para aparentar normalidad.

 

La profesora Lesbia Rodríguez, de la Unidad Sindical Magisterial, denuncia en Canal 10, la muerte de al menos 30 docentes fallecidos a la fecha y dos por confirmar. Así como, de centenares de docentes, secretarias, conserjes y personal de seguridad que en este momento presentan síntomas de COVID-19 y que están de subsidio.

Lesbia Rodriguez-Unidad Sindical Magisterial
Lesbia Rodriguez- Unidad Sindical Magisterial

Además, Indicó que en este día se destaca la labor ardua de los docentes por impartir los conocimientos a las nuevas generaciones, pero también se debe denunciar los abusos del gobierno en contra del magisterio.

El Profesor Gabriel Potoy, excarcelado político y exiliado en Costa Rica, miembro de la Unidad Sindical Magisterial. Envía un saludo en su día a todos los maestros y maestras del territorio nicaragüense, y quienes están en el exilio.

Potoy enfatiza “Sabemos que están siendo reprimidos en las aulas de clases, forzados a ir a marchas sin consentimiento, de que no se les respeta los derechos laborales, de que están siendo violentados sus derechos gremiales…Docentes ya pronto nos vamos a liberar de esta dictadura, de esté filibustero esclavista que tenemos en el desgobierno de Nicaragua, No dejemos que se apague esa antorcha libertaria de Nicaragua.”