La semilla es el principal órgano reproductivo de la mayoría de las plantas superiores terrestres y acuáticas. las semillas pueden almacenarse por largos periodos.

El ser humano, desde de la antigüedad, ha seleccionado las plantas más fuertes y resistentes para sus cosechas. El maíz, por ejemplo, no existiría tal como lo conocemos si el hombre no hubiera separado las variedades más robustas a lo largo de los años.

Una producción de la Universidad Nacional Agraria