Con un discurso de odio el presidente Daniel Ortega este pasado 15 de septiembre, se mostró a nivel nacional e internacional, amenazante ante la resistencia del pueblo nicaragüense, que busca democratizar Nicaragua a pesar de la represión que ha sido sometida por su mandato.

“Son criminales, cobardes, se sienten intocables, porque se les dio una amnistía, ya se les dio una oportunidad, una amnistía, pero ya no habrá otra amnistía, el pueblo pedirá cuentas y habrá cuentas en el marco de las regulaciones que tiene el Estado nicaragüense y para eso están las leyes, para castigar, para sancionar, no por lo que digan si no por lo que hacen, y hacerle daño a una familia… asesinar a una familia… eso es imperdonable no hay indulto, no hay amnistía, como hemos anunciado hay que fortalecer el sistema judicial…”, vociferó Ortega.

Según Vilma Núñez, directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), “el anuncio de ese despropósito porque no se le puede llamar de otra forma, de buscar como implementar en Nicaragua la “cadena perpetua” es una intención de seguir violando la seguridad de las personas”.

Vilma Núñez, directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh)

En Nicaragua no existe la cadena perpetua y para poderla establecer tendría que reformar el código penal y la Constitución Política, advierte Núñez,“va a ser su gusto y antojo, ya no vamos a poder decir está violando la ley, ya no vamos a poder decir eso, por que le pretende dar carácter de legalizar, que sería un nuevo atropello, una nueva forma de persecución y exterminio al pueblo nicaragüense”.

Estamos en una situación de riesgo nacional para todas las personas, enfatiza Núñez y agrega: “No hay que desestimar nada que venga de él y sus mensajes”.

Cinismo con reformas

La abogada Wendy Flores, coordinadora del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, menciona que del discurso de Daniel Ortega pueden plantearse tres elementos: “el primero que para incrementar las penas y reformarlas de 30 años a cadena perpetua hay que reformar la constitución política”, en segundo lugar “se deja en evidencia la subordinación del poder judicial” cuando se supone que el poder judicial debería de ser independiente del Ejecutivo igual que el resto de poderes del Estado y en tercer lugar Daniel Ortega “envía un mensaje a los activistas, a los defensores de derechos humanos, a los opositores y a quienes se opongan o critican el gobierno de Ortega Murillo”.

Wendy Flores, coordinadora del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más

Refiere la abogada Flores, que este discurso es una clara intención de persecución política por la vía penal. “Porque para criminalizar, condenar, enjuiciar por más de 100 años de prisión, como en el caso de Medardo Mairena no se necesitó de una ley que estableciera un tipo penal sobre un crimen de odio, por el contrario, lo que hemos visto reflejado es que el gobierno ha actuado con odio, a quienes se le oponen condenándolos de esta forma.

Esto se ha visto, con el encarcelamiento hasta la actualidad de más de 104 presos políticos y la persecución severa, y brutal de líderes y activistas e inclusive medios y periodistas independientes.

La abogada Flores menciona que mostrar preocupación contra la violencia hacia la mujer y la niñas “es un acto de cinismo”. Esta ley 779, que tenía la penalización de femicidio, medidas de protección hacia las víctimas de violencia, contra la mujer, que quedo desarticulada, “eliminaron todas las posibilidades de que realmente se persiguiera la violencia tanto en el ámbito publico como en el ámbito privado”

A esto señala Flores “muchas mujeres han estado pidiendo auxilio, para protegerse y la policía no ha funcionado porque están dedicados a la persecución política de defensores, líderes y opositores. Al contrario “han liberado a más de 20 mil presos comunes, que hoy están cometiendo muchos de ellos delitos y poniendo en zozobra la seguridad ciudadana”, asevero.

Juan Sebastián Chamorro, de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, considera que “es un discurso lleno de odio en contra del pueblo Azul y Blanco, el dictador ahora nos amenaza con cadena perpetua”.

 

Agrega que hace un llamado que le pidamos mucho ojo a esta acción de esta dictadura que como toda acción mentirosa de la dictadura tratan de ocultar algo más “nosotros creemos que detrás de esta reforma a la constitución que busca establecer la cadena perpetua, que lo va a hacer y se está aprovechando de una situación lamentable del asesinato de las dos niñas refiere el político “esta cercenando, violentando los derechos constitucionales de las libertades públicas de los nicaragüenses”.

Chamorro hace alertas a la comunidad internacional a que ponga atención a esta gravísima situación. Hace un llamado a la oposición a seguir protestando y resistiendo ante los embates de la dictadura criminal “que está muy molesta por las acciones emprendidas por la oposición, como la operación presa 198 que fue todo un éxito y la reciente acusación por crímenes de lesa humanidad de un juicio de conciencia en el país vecino Costa Rica”.