12 médicos nicaragüense, que fueron despedidos por el Minsa, por exigir mejores condiciones para evitar los contagios de Covid-19 en el personal médico en Hospitales públicos, son afectados bajo una resolución negativa de reintegro a sus labores.

Los médicos se presentaron a la Comisión Permanente de Derechos Humanos CPDH para hacer pública la resolución de los juzgados. Una de las medicas comenta “en calidad de afectada por los despidos arbitrarios, queremos dejar patente nuestro pensar, nuestros despidos, y una vez más estamos denunciando ante los medos y pueblo de Nicaragua que seguimos siendo víctimas del gobierno en las arbitrariedades ya demostradas a como se observa en este país bajo este régimen, que todo se politiza.”

Además, señala “que han politizado el manejo de la pandemia, los resultados y la información que se le brinda al pueblo de Nicaragua”. Explicando que por eso habían sido despedidos “como resultados de haber expresado la opinión en cuanto al tema del manejo inadecuado de la pandemia, en medidas de prevención y disminución del Covid-19, alzamos nuestra voz, fuimos coherentes, éticos, responsables con el personal que se desempeñaba en los hospitales públicos, donde denunciamos lo que estaba ocurriendo con el aumento de contagios en los meses de mayo y junio.

En total son 12 profesionales de la salud, que interpusieron una demanda de reintegro “en la carta sentencia que estamos recibiendo se evidencia que este es un juicio político” expresa la médica.

Médicos Nicaraguenses despedidos por el Minsa

Otro médico plantea, al gremio médico Independiente, la comunidad nicaragüense debe seguir alzando la voz ante la escalada de represión. A la vez que declara que “en Nicaragua esta demostrados que los poderes del estado, poder Judicial esta coludido políticamente por el poder ejecutivo y este manda sus órdenes a todas las instituciones para tratar de reprimir, evitar el reclamo, evitar exigir los derechos y demandas de reintegro laboral de los médicos y trabajadores de la salud, situación que repercute en la salud de los nicaragüenses”.

El Minsa despidió 31 médicos y trabajadores de la salud en el periodo de la pandemia se suma a los más de 450 médicos despedidos desde abril 2018, además de 100 médicos que fueron obligados a renunciar durante el mismo período precisamente por tratar de garantizar el derecho de la salud de los nicaragüenses.

Se hace esta denuncia para mantener a la población en constante información de lo que hace este gobierno porque cada vez se está caminando más a totalitarismo, desde el momento que nosotros perdamos nuestro nivel denuncia prácticamente estamos aceptando que en Nicaragua se puede hacer todo lo que ellos quieran, finaliza el médico.