José Adán Aguerri supuestamente renuncia a la directiva del Banco Central de Nicaragua

Foto/La Prensa
(Tomado de LA PRENSA)
En otra muestra de la ruptura de la relación “de consenso” que mantuvo en la última década el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) con el presidente, Daniel Ortega, los cargos que sus representantes ocupaban en las juntas directivas instituciones estatales y descentralizados han sido suspendidos o quienes los ocupaban han renunciado a ellos.

Fuentes cercanas al Banco Central de Nicaragua (BCN) explicaron que el Gobierno iba a destituir al presidente del Cosep, José Adán Aguerri, del cargo que ocupaba en la junta directiva de esa institución, pero antes de que eso se concretara él presentó su renuncia.

Aguerri fue electo en junio del 2012 para ocupar por cinco años uno de los cuatro espacios del consejo directivo del BCN que se otorgan al sector privado. Dicho nombramiento venció en 2017, pero fue reelecto para otro quinquenio por la Asamblea Nacional.
Sin embargo, como consecuencia de la crisis sociopolítica que ahora enfrenta al Cosep con su antiguo aliado —en un diálogo nacional donde se busca la democratización del país a través de la realización de un proceso electoral libre y transparente—, las autoridades del BCN habrían decidido destituir a Aguerri. Pero todo indica que él se adelantó y abandonó el cargo.

Se desconoce si los otros tres representantes del sector privado en el BCN asumirán la misma posición de Aguerri. Tampoco si los que están en las directivas de otras instituciones asumirán la misma posición. Debido a la crisis que enfrenta el país, las tradicionales reuniones del consejo directivo del Cosep han sido suspendidas y debido a la participación de los empresarios en el diálogo nacional, en los últimos días se ha vuelto muy difícil que contesten las consultas periodísticas.

En enero del 2016, Aguerri aseguró en una de sus habituales conferencias de prensa que los logros alcanzados eran resultado de la unidad del sector privado alrededor de Cosep y “del trabajo realizado por sus representantes en las diferentes juntas directivas de las instituciones del Estado”.

En dicha comparecencia de enero del 2016 también detalló que la participación del sector privado en las juntas directivas de las instancias estatales se había incrementado de 41 a 43 miembros, con la reciente incorporación de un delegado de los empresarios en el sector de zonas francas y de otro en la agencia de inversiones ProNicaragua.

No obstante, algunos de estos cargos ya no eran ocupados por los empresarios. Por ejemplo, en la Empresa Portuaria de Nicaragua (EPN), el representante de la Cámara de Industria de Nicaragua (Cadin) y el de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN), por diversas circunstancias no participaban en las reuniones de la directiva desde hace más de un año y aseguran que de ser convocados en las actuales condiciones, tampoco asistirán.

blog comments powered by Disqus