Productores y productoras de Camoapa demandaron públicamente al gobierno suspender la veda forestal de maderas preciosas como el cedro real, pochote y caoba.  La demanda es una iniciativa que nace en Camoapa pero que la inconformidad es a nivel nacional. "No es justo que a nosotros por traer cuatro tablas nos sancionen pero porque no sancionan a los empresarios madereros", cuestionó el ingeniero Francisco Aragón Marín Presidente de la cooperativa Masiguito.

El presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua Alvaro Vargas, se comprometió públicamente hablar ante el gobierno para pedir correcta aplicación de la ley y que no se libere el uso y aprovechamiento de los bosques para fines comerciales, pero sí, que haya un trato justo para el sector productivo.

Privar a las familias del uso y aprovechamiento de los árboles es una decisión injusta y peor cuando observamos a la industria maderera extraerlo para fines comerciales, señala el profesor Orlando Salazar.