La Comisión Permanente de Derechos Humanos, el día de hoy 28 de julio se pronunció por las más de 600 personas que se encuentran en el puesto fronterizo de Peñas Blancas.

El comunicado señala “el Estado y el gobierno de nicaragua, está violando el derecho constitucional de estas personas impidiendo su ingreso”, para que estas personas crucen la línea que los separa de su país deben presentar la prueba negativa de Covid-19, pero las autoridades no indican como hacer para poder obtenerla y recientemente el Ministerio de Salud informó que las prueba tienen un costo de U$ 150 dólares.

Estas personas están en la intemperie, sobreviviendo gracias a la solidaridad de Organismos de Derechos Humanos, personas de buen corazón incluyendo policía y cruz roja de Costa Rica, que les han donado comida y agua para sustentarse después de largos días de espera, debajo del sol, lluvia y riesgo de enfermarse por las malas condiciones que se encuentran, donde solo hay un baño para un grupo tan grande de personas.

El ingreso de estas personas expresa la CPDH esta garantizada en el articulo 31 de la constitución política y en el artículo 28 de la misma que le exige al gobierno “proteger a los nicaragüenses que se encuentren en el extranjero.”

La CPDH “condena este acto de barbarie y exige al Estado y gobierno de Nicaragua que de manera inmediata permita el ingreso ordenado del nicaragüense retenidos en la frontera, aplicando las medidas de prevención de la Organización Mundial de la Salud. Además, que se garantice la prueba de Covid-19 a quienes el Ministerio de Salud determine necesaria y se brinde la asistencia alimentaria y de salud que estas personas requieren.”