El Observatorio de Agresiones a la Libertad de Prensa Independiente de Nicaragua presentó este 27 de julio en el período de 1 de marzo al 15 de julio de 2020, un hallazgos  registrado de 66 denuncias de 48 periodistas y comunicadoras/es en su quehacer profesional de los cuales son 351 delitos contra la libertad de prensa y de acceso a la información en casi todos los departamentos del país.

Desde abril 2018, los índices de agresiones y violaciones a la libertad de prensa en Nicaragua, han ido en aumento. Al Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo no les gusta la información veraz, objetiva y critica de las malas gestiones y violaciones a los derechos humanos que ellos han ejecutado contra la ciudadanía nicaragüense. Lo que resulta alarmante la violencia ejercida contra periodistas y profesionales de la comunicación, así como el estado de impunidad ante atentados a la seguridad física, judicial, psicológica y digital.

Segun el Informe, "el ciber acoso y el ciber acecho son las principales expresiones, reflejadas en el informe en este periodo, con campañas de desprestigio y de odio de parte del gobierno, para incentivar la criminalización del ejercicio periodístico".El departamento con mayor número de registro es Managua, seguido de Matagalpa, Masaya y León.

Agresión por género

De 66 denuncias, 42 se refieren a periodistas y 24 a mujeres periodistas. El Internet se ha convertido en otra vía para atentar contra las mujeres de  prensa  en Nicaragua. La forma más común de violencia en línea es el acoso sexual, a ello se anexan amenazas de violación y de muerte en redes sociales, destaca el informe. Al respecto, del total de casos documentados por el Observatorio, 13 mujeres periodistas han sido víctimas de violencia en línea, frente a 11 hombres periodistas.

 

El acoso judicial

Esta es una nueva modalidad de censura, intimidación y criminalización del ejercicio periodístico, en la estrategia del gobierno de reprimir la libertad de Nicaragua.  Se registraron tres casos de acosos Judicial y cinco de amenazas de procesamiento por injurias y calumnias, lo que según el informe “genera un desgaste emocional y desequilibrar su economía personal o familiar al incurrir en gastos no previstos para pagar un/a abogado/a defensor/a.”

Preocupa de manera particular, la repetición de hechos de violencia o reincidencia de ataques a la prensa independiente, así como el aumento de solicitudes por parte de las víctimas, de la denuncia pública bajo anonimato, de las violaciones relacionadas a la libertad de prensa e información. Esto por temor a represalias y atentados contra su integridad y la de sus familias.

Agresión e intimidación a Prensa Independiente en Nicaragua a raiz de abril 2018

 

Prensa independiente riegos en medio de pandemia del COVID-19

Trabajar en tiempos de pandemia expresa el informe “a puesto de manifiesto la importancia de los medios de comunicación y del acceso a información verificada” para ayudar a la población a estar informada y evitar más contagios. Sin embargo, esta acción pone el riesgo al periodista.

PCIN, en conjunto con la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), la Asociación de Corresponsales de Extranjeros Nicaragua (ACEN) y la plataforma Voces en Libertad, integran el Comité de Atención a Periodistas Afectados por el COVID- 19 se han unido para realizan un informe semanal y dan seguimiento a periodistas afectadas/os por el coronavirus.

A cinco semanas del monitoreo colectivo, se ha atendido 58 periodistas, 45 casos identificados positivos y 7 con síntomas relacionados al coronavirus. También se atendieron a 8 familiares afectados.

La mitad de periodistas afectadas/os se contagió mientras entrevistaba a familiares de personas fallecidas por Covid–19, lo cual evidencia que la falta de acceso a la  información ha puesto en riesgo la salud de periodistas independientes, contrario al discurso oficial frente a la pandemia. El gremio periodístico continúa con el temor de asistir a hospitales públicos.

Dos periodistas independientes fallecieron a causa del Covid-19. El pasado 26 de mayo Gustavo Bermúdez, periodista de radio Corporación.Y el 14 de junio, Sergio León, un referente de la radiodifusión en Nicaragua, defensor de   Derechos   Humanos   y director   de   radio La   Costeñísima.

Periodistas y comunicadores/as independientes se encuentran en una situación de alto riesgo por la violencia directa, sistemática y estatal que se da en el país, por la falta de voluntad política del gobierno de restablecer las libertades públicas y los derechos fundamentales de la ciudadanía.

PCIN condena inequívocamente todos los abusos y violaciones de los derechos humanos, como torturas psicológicas, acosos judiciales, desplazamiento forzado y detenciones arbitrarias, así como la estigmatización, intimidación, hostigamiento y la violencia de género cometida contra las personas por ejercer sus derechos humanos y libertades fundamentales.

 El gremio periodístico hace un llamado a los organismos internacionales a “tomar nota y demandar que el gobierno de Nicaragua no continúe con la represión contra la población y contra la prensa independiente en particular y que se acabe la impunidad con el esclarecimiento de todos los hechos, incluyendo la muerte del periodista Ángel Gahona, asesinado en abril 2018.”

 A este informe se le suman las recientes violaciones a la integridad del periodistas Gerall Chávez, quien estaba decidiendo regresar a Nicaragua, pero con la amenaza de muerte que recién recibió suspendió su retorno al país,  la denuncia del equipo de Radio Darío que permanecen en asedio en sus instalaciones, y la denuncia periodista Suyen Sánchez de Bluefields quien el día de hoy lunes 27 de julio, puso sus denuncia  de obstrucción y agresión en su trabajo, en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.