Ciudadano salvadoreño denuncia abuso de autoridades nicaragüenses

El ciudadano salvadoreño Carlos Enrique Campos Vanegas fue ilegalmente detenido y expulsado de Nicaragua el pasado mes de diciembre, según denuncia pública realizada por el afectado ante los medios de comunicación. De acuerdo al relato, el lunes 10 de diciembre Campos pretendía realizar trámites en la estación policial de León para obtener su licencia de conducir, pero cuando salía del lugar fue detenido violentamente por un policía y cuatro antimotines.

En una entrevista el ciudadano salvadoreño cuenta detalladamente cómo sucedieron los hechos, recuerda las ofensas denigrantes y xenofóbicas que los efectivos policiales proferían en su contra y de la violación a sus derechos humanos. En reiteradas ocasiones solicitó que se le permitiera realizar una llamada telefónica al consulado de su país para que las autoridades salvadoreñas estuvieran al tanto de lo ocurrido, pero jamás se lo permitieron.

Campos Vanegas fue detenido junto a su esposa, también de nacionalidad salvadoreña, con quien vivía en la ciudad de León junto a su suegra y otros familiares. Aunque le obligaron a quitarse la ropa y a realizar sentadillas en uno de los pasillos de la estación policial, Campos reconoce que no fue víctima de maltrato físico y pudo advertir que algunos policías parecían no estar de acuerdo con las actitudes abusivas de las autoridades.

El denunciante dice que, la mañana del martes 11 de diciembre, fue trasladado hacia las celdas de El Chipote, en la capital Managua y que fue llevado brevemente a las oficinas de Migración y Extranjería para realizarse un trámite expedito de deportación. Ese mismo día por la tarde fue trasladado hacia el puesto fronterizo de El Guasaule, habiéndole obligado a firmar un documento donde reconocía ser terrorista, explica angustiado el joven.

El encargado del puesto fronterizo le entregó los pasaportes y le dijo que se fueran, mientras más de una decena de funcionarios filmaban con sus teléfonos celulares.

Humillado, pero siempre enamorado de Nicaragua

Carlos Campos asegura que todo lo sucedido fue humillante, porque le trataron como si fuera un delincuente y la policía insistía en su supuesta participación en los tranques de León. Entre los tratos humillantes, Campos recuerda de manera traumática las expresiones vulgares y xenofóbicas, pero su amor por Nicaragua y la admiración que siente por las personas se mantiene inquebrantable.

El joven expulsado espera volver algún día a Nicaragua, cuando las condiciones así lo permitan y el país goce de esa libertad anhelada, pero hace un llamado a la comunidad internacional, especialmente al turismo para que tomen nota de lo que puede sucederle a un extranjero.

Previamente, Carlos Campos, también conocido como Enrique Vanegas, su segundo nombre y segundo apellido preparó un video para sintetizar su denuncia y que fuera conocida por toda la comunidad, aunque reconoce que todavía teme por su vida y ha tomado medidas de seguridad para él y su familia.

Usted puede ver el video y escuchar la entrevista completa de Carlos Enrique Campos Vanegas, utilizando los enlaces indicados en esta publicación.

blog comments powered by Disqus