Este 25 de julio en sus redes sociales Gerall Chávez, periodista independiente de Nicaragua exiliado en Costa Rica, denunció “La dictadura sandinista mandó a mi casa en el Rosario Carazo este mensaje, con un video amenazándome de muerte. Dejo constancia de cualquier cosa que le pase a mi familia. Responsabilizo a los operarios políticos de Ortega en mi municipio. Alcalde y, secretarios políticos.”

En la nota se lee: “… regresa y te aseguramos que no vas a dilatar vivo… Seguí hablando… que sepa la patrona, tu papá y tu hermana que te van a recibir en pedacitos. Te vamos a cortar la lengua. Mientras no vengas y sigas jodiendo nos vamos a desquitar con tu familia, sabemos donde estas en Costa Rica te estamos vigilando…”

Gerald Chávez antes de abril 2018, trabajaba en Vos Tv, un medio televisivo de Managua, durante los días más violentos de la crisis sociopolítica el periodista cubrió la represión que ha vivido la ciudadanía de parte del gobierno de Ortega, desde esa fecha hasta la actualidad.

La casa de Chávez, en agosto de 2018, amaneció manchada con la frase “PLOMO, no olvidamos”, él expresó “dejaron este mensaje de intimidación, claro está que el asedio continúa por el trabajo periodístico que he venido haciendo en la crisis de nuestro país, seguiré haciendo mi trabajo, yo sé que Dios cuida de mi familia.”

 La vida de Gerall Chávez se vio amenazada, obligándolo a tomar la decisión de exiliarse en Costa Rica. En este momento labora para el medio digital Nicaragua Actual, formado por un grupo de periodistas hombre y mujeres que dejaron la comodidad de sus hogares, para proteger su integridad física y seguir ejerciendo su profesión desde el exilio.

El riesgo de ejercer el periodismo en Nicaragua

Desde abril 2018 periodistas independientes, han sufrido grandes violaciones a sus derechos humanos y libertad para ejercer su trabajo.

El reciente informe de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro de abril a junio 2020, expone “las represarías por parte de instituciones públicas, como policía nacional y el ministerio de salud que han incrementado sus niveles de obstrucción al trabajo periodístico, manteniendo un hermetismo sobre la información oficial."

Se aprecia una curva creciente de campañas sistemáticas de insultos y desprestigios, en contra de periodistas y medios de comunicación independientes que, desde perfiles falsos en redes sociales, realizan personas que con claridad se identifican como militantes del partido de gobierno.

52 casos de violaciones a la libertad de prensa, se contabilizaron en este período de abril a junio de 2020, según el informe de la Fundación.

23 de estos casos de violaciones a la libertad de prensa, fue a periodistas y comunicadores de género masculino, 11 al género femenino y 13 casos fueron en contra de medios de comunicación.

Al finalizar el mes de junio, resulta preocupante para la Fundación, observar en el estudio “que las agresiones, ataques, el lenguaje estigmatizante y la negación la información púbica, sigan predominado como formas mas evidentes de violaciones a la libertad de prensa en contra de medios y periodistas independientes, en medio de la pandemia del Covid-19".

Los tipos de violaciones a la Libertad de prensa son: acceso a la información pública, agresiones y ataques, discurso estigmatizante, procesos judiciales, restricciones en internet, secuestro y tortura.

A este monitoreo se sumaron las campañas difamatorias en contra de periodistas independientes que siguen informando desde el exilio principalmente en Costa Rica.

No tiene ni una semana de haberse publicado este informe a la violación de la libertad de prensa y hoy 25 de julio, se suma la denuncia del periodista Gerall Chávez, quien se encuentra en este momento cubriendo lo que sucede con los nicaragüenses varados en Peñas Blancas y la actitud del gobierno de no dejarles entrar al país.  Situación que ha recibido condena de la sociedad civil y organismos de derechos humanos  nacionales e internacionales.

Gerall Chávez, ejerciendo su labor periodistica en Frontera Peñas Blancas

Enojado y preocupado por su familia el periodista, señala en una entrevista a 100% noticias “que en Nicaragua no hay justicia (…)  que la dictadura sandinista es criminal. Yo no puedo dudar de que cualquier cosa puedan hacer con mi familia.”

Además, responsabilizó al alcalde del Rosario Carazo Everth López, Olivia Tellez secretaria política, Edwin López secretario político, Blanca Jiménez secretaria del consejo municipal y al director del instituto nicaragüense de deporte de Carazo Jhonny Quintanilla, de las amenazas que ha recibido y asegurá que hay más personas detrás de toda la campaña de hostigamiento, asedio y amenazas que ha recibido él y su familia.