Luego del pronunciamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, ante la decisión unilateral de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), de revocar el contrato de Paulo Abrao como director ejecutivo de la Comisión, organizaciones de derechos humanos de Nicaragua señalaron que tal acción pone en peligro la autonomía e independencia de la CIDH.

Antonia Urrejola Comisionada de la CIDH en su cuenta de Twitter, publico “La comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) repudia grave embate contra su autonomía e independencia, como órgano principal de la Organización de la Organización de Estados Americanos”.

Gonzalo Carrión abogado y defensor de DDHH del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, expresa su respaldo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH, señalando “Su labor ha sido fundamental en las Américas hace más de sesenta años en particular en el caso de Nicaragua, desde abril de 2018, verificando In Situ los abusos, las violaciones de derechos Humanos de la Dictadura Ortega Murillo”.

Gonzalo Carrión abogado y defensor de DDHH del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más

Carrión también añade, “gracias a la labor fundamental de la CIDH y en el caso particular de la secretaria general a cargo de Paulo Abrao, la CIDH está más estrechamente vinculada a la realidad que sucede en Nicaragua. La situación de DDHH en Nicaragua es conocida en el mundo gracias a que las víctimas no se han quedado calladas, a que el activismo de los defensores hemos denunciado con la sociedad nicaragüenses, con los medios de comunicación independiente con la sociedad activa y todos los sectores que se resisten a la represión, pero también gracias a esa labor fundamentalmente de la CIDH”.

Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüenses de Derechos Humanos (Cenidh), apunta: “dado que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tiene autonomía funcional y administrativa, el vínculo que en este caso tienen, es una relación de carácter contractual, o sea, lo que hace es un nombramiento administrativo para que entre el secretario ejecutivo como parte del personal General de OEA”.

Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüenses de Derechos Humanos (Cenidh)

Para Núñez “lo que corresponde como organismo de Derechos Humanos, como defensores de derechos Humanos que tenemos un litigio permanente ante los órganos de la comisión y las víctimas que son las principales beneficiarias del trabajo arduo y tremendo de la comisión el cual no debe de atribuirse únicamente a una persona, hay que ver el trabajo inmenso de la secretaria a cargo de Paulo y también el trabajo de todos y cada uno de los comisionados de los relatores temáticos y por país”.

Para el abogado Carrión “la secretaria general de la OEA debería de estar ocupada en fortalecer su accionar como OEA para que en Nicaragua de una vez por todas cese la represión. Y adema debería imitar la beligerancia de la CIDH para que Nicaragua sea protegida”.

La OEA en un comunicado expresa: “lamentablemente no se ha podido avanzar en el proceso de designación del Secretario Ejecutivo de la CIDH debido a la existencia de decenas de denuncias de carácter funcional que han sido presentadas ante los mecanismos institucionales encargados de garantizar y promover los derechos de las y los funcionarios de la organización.