La terminal de buses en Panamá Albrook, amaneció   hoy 2 de julio de 2020, invadida por más de mil nicaragüenses, que desde varios días esperan respuesta del Gobierno para retornar al país. Los compatriotas piden les permitan regresar a su tierra, porque se han quedado la mayoría sin trabajo, sin techo y vulnerables a consecuencia de la pandemia COVID-19.

Cansados y con hambre a la espera de respuestas Zamira Gozaine, Directora de Migración les indica que desde el viernes está coordinando su salida, “pero las autoridades de Migración de Nicaragua atrasan el retorno” y Costa Rica no esta permitiendo el paso de los nicas imponiendo normas estrictas que deben cumplirse para darles salida.

Procedimiento para salida humanitaria ciudadanos nicaraguenses

El gobierno de Nicaragua, nos ha exigido a nosotros 72 horas de anticipación, que le enviemos el nombre y copia de pasaporte de cada persona para poder certificar que son ciudadanos nicaragüenses y que puedan retornar al país, explica a los nicas con ayuda de un alto parlante Gonzaine.

En grupos de 65 personas por día, saldrán los nicaragüenses. No como habían planificado la noche de ayer 1 de julio, en una caravana de más de 30 buses. Por el momento indica la directora de Migración que los nicas serán trasladados a otro lugar, “para mantenerlos en resguardo mientras se dan los procedimientos para la salida y que no estén a la intemperie.”.

 “El ministerio de salud tiene que verificar que todos están en condiciones actas para viajar, si el ministerio de salud no certifica, por ley no se puede permitir el ingreso a los buses por que son ellos lo que deben autorizar los cercos sanitarios en las fronteras.”

Son 1,180 nicaragüenses que se mantienen en esta situación, entre adultos, y menores. Además de la Directora de Migración, este caso también esta siendo atendido por la Gobernadora de Panamá, Judy Meana y el jefe de Fuerza de tarea Conjunta Comisionado Gabriel Arroyavez, indica un comunicado de Migración de Panamá.